4 Consejos para que tu empresa funcione mientras no estés presente

1.- Forma un buen equipo de trabajo: el reclutamiento de tu equipo debe ser una de las prioridades. No puedes ser tacaño en este punto ya que un equipo de calidad te hará ganar mucho más dinero y te ahorrará mucho .

Elige personas con quienes compartas valores fundamentales y que además te complementen con sus talentos, habilidades y destrezas. Pensar objetivamente será algo muy positivo al momento de escoger a las personas que seguirán remando mientras tú debas descansar.

2.- Se un líder inspirador: cuando eres un líder inspirador, influyes sobre las personas te encuentres o no presente. Tal vez te estés preguntando ¿Cómo me convierto en un líder inspirador? Pues mostrando una actitud saludable, siendo puntual, trabajando fuertemente, preocupándote por las necesidades de tu equipo y supliéndolas para que ellos tengan las condiciones dadas para ser excelentes en lo que hacen, entre otras cosas.

Es básicamente dar el ejemplo con tu comportamiento, para que puedas influir en ellos por autoridad y no por temor, como lo explica de manera más didáctica el escritor James C. Hunter en su best seller “La Paradoja”.

3.- Atrévete a delegar: una vez tienes al equipo correcto y las tareas bien desglosadas, no tengas miedo de delegarlas. Es un ejercicio de confianza un poco difícil al principio pero que luego verás cómo da dulces frutos.

No pienses en que las cosas saldrán mejor si las haces tú mismo, hay personas que pueden hacer ciertas cosas igual o mejor que tú, esos son los que necesitas en tu equipo. Un pequeño secreto que verdaderamente marca la diferencia en este aspecto es que también otorgues cierta libertad a las personas a quienes les asignas las tareas.

Puede haber procedimientos previamente establecidos, pero no siempre deben limitarse a ellos, deja que usen su creatividad y hazles saber que aprecias las ideas que aportan en pro de las mejoras continuas.

4.- Crea una cultura organizacional fuerte: si las personas que trabajan contigo están claras de cuál es la visión, misión y valores de la empresa, y además se sienten identificadas con dichos elementos, van a trabajar con ganas de alcanzar esos objetivos en vez de hacerlo para ti. Se trata de hacerlos trabajar para ellos mismos, ya que si la empresa es exitosa, ellos son exitosos.

Es importante que cada una de las personas que conforman la empresa se sientan parte importante de ella, de esta manera les será más fácil comprometerse con el bien de la misma. Además, es una buena idea implementar normas y controles de calidad que seguramente harán más eficientes los resultados finales.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *